viernes, 24 de diciembre de 2010

El propósito del día a día

¿Cuál es el propósito de la mayoría de las cosas que hacemos cada día de nuestra vida?

Puede parecer una pregunta simple pero es curioso que pocas veces nos la planteemos. Si nos lo preguntamos encontraremos muchas respuestas válidas, pero es posible que la mayoría de ellas sean superficiales y subjetivas. Sin embargo, hay una repuesta que engloba a todas las demás: Hacemos lo que hacemos, día a día, para experimentar felicidad. Pero, ¿Lo conseguimos?

Os invito a haceros unas preguntas y responder sinceramente:
¿Qué es para ti ser feliz?

Esta es otra pregunta interesante y cada vez más en desuso. Lo primero que debes hacer para salir en busca de la felicidad es saber que es para ti ser feliz. Así que empieza por borrar de tu cabeza todas las ideas de la “felicidad” que no son tuyas. Gracias a las modas, tendencias, televisión, y prensa, es posible que sepas lo que es ser feliz para todo el mundo menos para ti…

¿Qué necesitas para ser feliz?

Otro engaño perfecto de la sociedad actual. Nos han enseñado a buscar la felicidad en cualquier sitio menos en nosotros mismos. Cuando tengas un coche serás feliz, cuando tengas una persona que te quiera serás feliz, cuando ganes 5000€ al mes serás feliz y así blablablá…

La traducción de este engaño es:” Nunca tendrás suficiente para ser feliz pero sigue invirtiendo tu tiempo y tu energía en conseguir dinero para llenar tu vida de cosas inútiles”. Al sistema le encanta que seas un esclavo consentido e inconsciente. Ellos te dicen lo que debes hacer, comprar, sentir, decir y pensar para encajar en nuestro querido sistema.

Entonces, ¿Cómo podremos descubrir que es aquello nos traerá felicidad?

Pues lo primero es, y otra vez parece obvio, es saber quien somos. Ese es el punto de partida. Y de nuevo debemos liberarnos de todo aquello de nosotros que no somos nosotros, porque aunque parezca mentira la mayoría de las personas no viven su propia vida. Muchas personas se pasan la vida haciendo lo que otros esperan de ellos. Son buenos trabajadores, buenos maridos y esposas, buenos hijos, buenos amigos, pero no tienen ni idea de quien son. Hasta que no seas tú mismo, no serás plenamente feliz.

Para descubrirte a ti mismo intenta describirte sin relacionarte con nada externo a ti. No me expliques de que trabajas ni con quien compartes la vida, no me hables de tu familia ni de tus amigos, no me hables ni siquiera de tu pasado… Tan solo háblame de ti, aquí y ahora.

Cuando empieces a conocerte un mundo de posibilidades se abrirá ante ti y encontrarás respuestas que esperabas hace tiempo. Ahora después de leer estas palabras, reflexiona, medita sobre ellas.

Es posible que al hacerlo descubras que hay un montón de cosas que haces en tu vida sin ni siquiera saber porque o que incluso haces muchas cosas que lejos de traerte felicidad te alejan de ella. Pero no te preocupes ni te pongas triste si es así. Es posible que aun no tengas el valor o la fuerza de salir de ese círculo pero el simple hecho de haberte dado cuenta es un gran paso.

Confía, empieza despacito pero con firmeza. Si te lo propones con todo el corazón descubrirás que no hay sueños imposibles.

Haz de tu propósito de cada dia algo sencillo y mágico: Ser feliz, sentirte bien, disfrutar de cada momento al máximo... Aún tienes la posibilidad de vivir tu vida, ¿Suena bien, no?

2 comentarios:

  1. Genial Maestro... Te voy siguendo!
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Dani! Esto empieza a funcionar...
    Una abrazo compi!

    ResponderEliminar